SALTA La peregrinación de la Virgen del Milagro reunió a 800 mil personas

sep 15

En la procesión en honor al Señor y la Virgen del Milagro, que recorrió las calles de la ciudad de Salta, el arzobispo Mario Cargnello recordó especialmente al pueblo de Siria por el conflicto bélico en ese país.

Fuentes policiales y gubernamentales informaron a Télam que 800.000 personas participaron de la procesión y de la renovación del Pacto de Fidelidad con los santos patronos de Salta.

Al concluir la procesión, en la puerta de la Catedral Basílica Mayor Cargnello recordó especialmente al pueblo de Siria “en momentos en que la llaga de la guerra los lacera tanto”.

“Con el pueblo de Siria también recordamos al pueblo de Egipto”, dijo el arzobispo antes de ofrecer la bendición previa al emotivo reingreso de las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro al templo, poco antes de las 20, tras la procesión que se desarrolló con unos 10 grados de temperatura.

Unos 20.000 caminantes arribaron en estos días a la capital salteña desde distintos puntos de la provincia, para participar de esta celebración

Pasadas las 16:30 partió de la Catedral Basílica la imagen del Señor del Milagro, que encabezó la procesión presidida por el arzobispo y de la que participaron el gobernador, Juan Manuel Urtubey; el vicegobernador Andrés Zottos, y el intendente Miguel Isa, entre otras autoridades.

Pañuelos blancos, banderas y saludos conmovidos se observaron a la salida de la imagen el Cristo Crucificado, cuya base fue ornamentada, como cada año, con claveles rojos.

A las 16 salió del templo la imagen de la Virgen del Milagro, asentada sobre una corona de claveles blancos, luego de que lo hicieran el cuadro de la Virgen de las Lágrimas y la Cruz Procesional, que abrió el recorrido.

Al llegar al monumento 20 de Febrero, el arzobispo llamó a los cristianos “a comprometernos con el camino de la historia”, tras lo que afirmó: “esta es la hora en que debemos entregar a nuestra sociedad una actitud nueva, capaz de ofrecer a las generaciones jóvenes un proyecto de país fraterno y reconciliado”.

La celebración del Bicentenario de la Patria, dijo, “nos reclama actitudes capaces de transformar los vínculos entre los que habitamos esta tierra”.

“Sigue siendo necesario que cultivemos el respeto por el vecino, la capacidad de realizar bien el trabajo y la contribución honesta de los tributos”, convocó monseñor Cargnello.

También instó a “la exigencia de la plena administración, la voluntad firme de no doblegarnos ante las dádivas partidarias, la capacidad crítica para advertir las malas promesas y para situarnos con libertad ante quien se ofrece para gobernar y ante nosotros mismos”.

“Es urgente que los candidatos funden sus aspiraciones en la probidad moral demostrada a lo largo de sus vidas, en el valor de sus proyectos, en el compromiso con el bien común y no con propagandas vacías, tan cargadas de emotividad cuanto carentes de propuestas”, remarcó en su homilía, que duró más de 16 minutos.

Acto seguido pronunció la oración de Renovación del Pacto de Fe con los patronos de Salta, luego cantaron el Himno Nacional y el Himno al Señor del Milagro y la procesión retornó a la catedral.

Allí, Cargnello agradeció “al pueblo creyente de Salta, que sigue siendo un signo de pregunta para la Patria entera”; a “los peregrinos que llegaron a pie y por otros medios, desde nuestra provincia y desde otros lugares” y a todos los que hicieron posible la realización de esta procesión.

Finalmente, el arzobispo agradeció a los ortodoxos, anglicanos, luteranos y evangelistas y en particular a los judíos de Salta, y pidió que el señor del Milagro “nos haga a los argentinos un solo pueblo”.

Luego, las imágenes de los santos fueron despedidas por la multitud, bajo una lluvia de pétalos y el emocionante tañido de las campanas del templo, mientras que la celebración concluyó con el oficio de la Misa del Peregrino.

La procesión en honor al Señor y la Virgen del Milagro es  considerada una de las fiestas religiosas más convocantes del norte del país y entró en su tramo final el 6 de setiembre, con el inicio del rezo de la Novena.

Unos 20.000 caminantes arribaron en estos días a la capital salteña desde distintos puntos de la provincia, para participar de la celebración cuya principal intención fue “agradecer a Dios Padre Providente por el don del Papa Francisco”.

Las otras intenciones fueron “reconocer la familia como un santuario valioso” y “fortalecer nuestro compromiso por una Patria más justa, fraterna y solidaria, para caminar en la reconciliación y la unidad”.

La fiesta del Milagro se desarrolla en Salta desde 1692 y todos los años convoca a fieles de todo el país y de naciones vecinas, que se acercan para rendir homenaje, pedir y agradecer los favores concedidos.

Su inicio data de fines del siglo XVI cuando la imagen del Cristo Crucificado llegó al Puerto del Callao, en Perú, tras el naufragio del barco en el que Fray Francisco de Victoria la había enviado con destino al templo mayor de Salta.

Un siglo más tarde, en septiembre de 1692, un fuerte temblor azotó el territorio de lo que hoy es Salta, y los movimientos telúricos cesaron cuando el sacerdote José Carrión sacó al Cristo en procesión.

Mas de 4.700 efectivos policiales acompañaron esta tarde el peregrinar de las 800.000 personas en la procesión de las fiestas patronales salteñas.

Dejar un Comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.