ENCUENTRO. MILES DE JOVENES ARGENTINOS IRÁN A LA JORNADA JUVENIL CON EL PAPA EN BRASIL

may 03

Más de 20.000 argentinos se preparan para participar en la multitudinaria Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se realizará en el mes de julio en Río de Janeiro con la presencia del papa Francisco, y mil de ellos serán voluntarios para asistir a los peregrinos.
Más de 2 millones de jóvenes de distintos países asistirán al encuentro, que se convertirá en el destino del primer viaje internacional del pontífice argentino, elegido el 13 de marzo último.
“Será uno de los encuentros más importantes en la historia de la iglesia en Latinoamérica”, afirmó Nicolás Marín, coordinador a nivel nacional de la Pastoral de Juventud argentina, entrevistado por Télam.
El dirigente juvenil fundamentó su expectativa en el clima que se vive entre los jóvenes católicos tras la reunión del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) que deliberó en la ciudad brasileña de Aparecida en 2007, cuyo documento final -del que el ahora papa fue uno de los redactores- instó a ir en busca de los fieles alejados de la iglesia.
“Estamos viviendo, desde la propuesta de Aparecida, un tiempo de mucha riqueza y participación de los jóvenes como discípulos y misioneros para la construcción de la civilización del amor”, dijo Marín.
La designación de Jorge Bergoglio como papa y la proximidad de Brasil anticipan una participación masiva de los jóvenes argentinos, mucho mayor que la de encuentros similares anteriores.
En la Pastoral Juvenil estiman que serán más de 20 mil los jóvenes de todo el país que viajarán a Brasil entre el 23 y 28 de julio; un número muy superior a los 8 mil que participaron de la última jornada de jóvenes en Madrid en 2011, y los 500 que estuvieron en la de Sidney en 2008.
En tanto, unos mil chicos argentinos ya se inscribieron para ser voluntarios durante la jornada para asistir a los peregrinos de todo el mundo que arribarán a Río.
Con el lema “Somos la diócesis del papa, la iglesia de Francisco”, la delegación de la ciudad de Buenos Aires será una de las más numerosas del país, con unos 6 mil peregrinos de entre 15 y 35 años.
El responsable de la arquidiócesis porteña, el padre Mario Miceli, contó a Télam que “todo se potenció” tras la elección de Bergoglio como papa y que en la delegación estará representada toda la iglesia joven de Buenos Aires, desde chicos que asisten a parroquias de villas de emergencia hasta de las iglesias y colegios de las zonas más acomodadas de la ciudad.
“Será una experiencia que abarcará a toda la ciudad, que peregrinará junta como signo de unidad, llevando el mensaje que tantas veces nos trasmitió el cardenal Bergoglio: ser una iglesia que incluya, que salga, que sea misionera”, afirmó Miceli, de 35 años y 4 como cura.
El gran interés que despierta la diócesis de donde es oriundo el papa ya motivó que hasta un canal de la televisión suiza quiera seguir los pasos de los jóvenes porteños en Río.
Acompañados por decenas de sacerdotes y obispos, los contingentes de jóvenes argentinos partirán desde las distintas provincias del país, en avión y ómnibus, y en Río se hospedarán en casas de familias, escuelas, polideportivos, instituciones militares, religiosas y parroquias.
“Esta jornada será muy especial por el hecho de realizarse en Latinoamérica y más precisamente por ser en un país donde la fe tiene una fuerza y un compromiso social digno de admirar”, expresó Marín.
El dirigente -oriundo de Bahía Blanca- afirmó además que “con Francisco las expectativas crecieron porque él conoce nuestra historia y nuestra gente, conoce de lo que somos capaces y también de los sufrimientos esta patria grande que es Latinoamérica, es uno de nosotros”.
Para el coordinador de la pastoral juvenil argentina, las palabras y actitudes de Francisco “nos ayudarán en este tiempo tan especial de misión continental a salir a las calles, a encontrarnos con los más necesitados, a defender la dignidad de la vida y a luchar por la justicia en pocas palabras, a no estancarnos”.
En cuanto a la relación entre el papa Francisco y los jóvenes, Marín recordó que “siempre aconsejaba que al ayudar a otros lo hagan desde la ternura y siendo cercanos; cuando hablaba con jóvenes no usaba un lenguaje distante, difícil de entender sino que era claro en sus palabras incluso poniendo ejemplos relacionados con el fútbol como `transpirar la camiseta´”.

Dejar un Comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.